Nutrición

Nutrición 2017-04-23T12:52:16+00:00

Desde el punto de vista de la biología, tendemos a buscar los mecanismos evolutivos que se encuentran detrás de las patologías, para conocerlas mejor y ser capaces de aliviarlas.

En los inicios de nuestra especie, llevar adelante un embarazo y asegurar la supervivencia del recién nacido va a requería de una energía importante, tanto para la mujer como para el hombre. En nuestra sociedad actual, aunque con muchos matices sigue siendo así. Desde el punto de vista de la evolución natural, parece lógico que el cuerpo bloquee el proceso reproductivo si no cree que se vayan a dar las circunstancias adecuadas para que éste llegue a buen fin.

Sabemos que el papel que juega la nutrición en la capacidad de una pareja para concebir es fundamental. Una dieta de calidad, que cuide el aporte de macro y micronutrientes, reduzca la ingesta de tóxicos y refuerce el sistema inmunitario puede ser de gran ayuda, tanto para las parejas que buscan la concepción de forma natural como para las personas que estén llevando a cabo tratamientos de reproducción.

El mecanismo de bloqueo que utiliza el cuerpo es el sistema hormonal, con él regula la capacidad reproductiva de la persona. Existen múltiples factores que pueden suponer una señal negativa para que el cuerpo responda limitando la capacidad reproductiva, y la nutrición es uno de los más potentes.

Un desequilibrio hormonal (causado por una mala dieta, un alto nivel de estrés u otro motivos) puede interferir no sólo en el ciclo menstrual de la mujer y en la producción de espermatozoides del hombre, sino también en aspectos como la calidad del sueño, el estado anímico o las relaciones sexuales, que lógicamente también tienen una influencia negativa en la capacidad de concebir.

Los nutricionistas de Befertil saben que cada persona y cada pareja son distintas. No existe una “dieta de la fertilidad” y es necesario conocer bien el estilo de vida de cada persona antes de hacer una propuesta personalizada. En cualquier caso, toda dieta deberá garantizar que existe un aporte suficiente y equilibrado entre los distintos nutrientes.

En  resumen:

  • La nutrición juega un papel fundamental en la capacidad de una pareja de concebir, así como en el futuro embarazo

  • Descuidar la nutrición puede conllevar desequilibrios hormonales o problemas inmunitarios por ejemplo, que pueden reducir la fertilidad propia de la persona

  • Proteínas

    La mayor parte de las estructuras corporales están formadas por proteínas, no sólo músculos y tejidos sino también las hormonas, los neurotransmisores, los óvulos y el esperma. A su vez, las proteínas están formadas subunidades llamadas aminoácidos.

    Los aminoácidos esenciales no pueden ser sintetizados por el organismo, y deben ser aportados mediante la dieta. Muchos de ellos tienen acción antioxidante, y algunos como la Arginina han sido directamente relacionados con la calidad espermática.

    Para proporcionar una variedad y calidad de los aminoácidos ingeridos, es importante obtener proteínas de diversas fuentes. Además de carne y pescado, podemos obtener proteínas de leche y huevos, así como proteínas vegetales, muy presentes en legumbres, frutos secos o la soja y sus derivados como el tofu.

  • Hidratos de carbono

    Los hidratos de carbono son la fuente de energía prioritaria del organismo: una vez descompuestos en glucosa penetran al interior de la célula por mediación de la insulina. La cantidad de glucosa en sangre que se produce inmediatamente después de la ingesta de un alimento se conoce como índice glucémico.

    Para mantener bajo control el peso corporal y evitar problemas como la resistencia a la insulina, es necesario reducir en lo posible los hidratos de carbono con alto índice glucémico como los dulces y zumos procesados, que contienen una gran cantidad  de azúcar refinado.

    Otras fuentes de hidratos de carbono como la pasta, el arroz o las legumbres contienen carbohidratos más complejos, que se descomponen de forma más lenta y constante.

  • Grasas

    A pesar de su mala fama, es necesario saber que existen varios tipos de grasas, y algunas de ellas son esenciales para mantener un buen estado de salud en general y una buena capacidad reproductiva en concreto.

    Los ácidos grasos saturados se encuentran en carne, pescado y lácteos y consumidos en exceso pueden provocar un aumento de colesterol (malo), sobrepeso y problemas cardiovasculares. Su exceso en la dieta puede causar una disminución en la calidad espermática.

    Los ácidos grasos insaturados tienen origen vegetal (aceites de oliva y girasol, frutos secos y semillas) y también se encuentran en pescados grasos y mariscos. Diferenciamos entre varios tipos:

    • Monoinsaturados: regulan los niveles de insulina y controlan el colesterol
    • Poliinsaturados: son esenciales porque no pueden ser sintetizados por el organismo, y se dividen en Omega 6 y Omega 3. Estos últimos ejercen un papel fundamental en la fertilidad: están presentes en las membranas celulares y ejercen un rol fundamental en el sistema inmune.

    Los ácidos grasos Trans proceden de la grasa de la leche, carnes rojas y vísceras, aunque se pueden obtener a partir de otras grasas por métodos químicos. Se recomienda reducir al mínimo posible su ingesta ya que aumentan el colesterol LDL y tienden a acumularse en el organismo.

  • Antioxidantes

    Algunos procesos del organismo como por ejemplo el metabolismo o la acción inmune y factores ambientales como la contaminación ambiental pueden aumentar la presencia de radicales libres en nuestro organismo.

    Llamamos radicales libres a moléculas que por su estructura química son muy débiles e interaccionan con otras moléculas convirtiéndolas a su vez en radicales libres. Esta cascada de reacciones químicas termina con la oxidación celular y es la responsable de procesos como el envejecimiento.

    La endometriosis y algunos daños celulares en los gametos, como por ejemplo la fragmentación del ADN de los espermatozoides se han relacionado con un incremento de radicales libres.

    Los antioxidantes por su parte son moléculas que pueden cortar o frenar esta cadena de reacciones, reduciendo la oxidación de otras moléculas. El cuerpo produce antioxidantes de forma natural, pero es posible incorporarlos a través de la dieta, mediante frutas, verduras, semillas o té verde, por ejemplo.

  • Micronutrientes: minerales, vitaminas y otros

    Con el término micronutrientes nos referimos a un amplio conjunto de sustancias químicas que, a pesar de no aportar energía, resultan fundamentales en los procesos nutritivos. Pequeñas cantidades de estas sustancias permiten por ejemplo regular los procesos metabólicos y bioquímicos del organismo.

    Los micronutrientes incluyen minerales y vitaminas, que pueden resultar de vital importancia para la fertilidad. Entre ellos, destacamos:

    • Vitamina D: juega un papel fundamental en el sistema inmune y en la calidad ósea, pero también en el proceso de concepción: se ha demostrado que un déficit de vitamina D dificulta el embarazo en la mujer y reduce la movilidad espermática en el hombre. El organismo produce vitamina D de forma natural mediante la exposición a la luz solar, pero también es posible encontrarla en alimentos o en suplementos dietéticos.
    • Inositol: es una de las moléculas incluídas en la família de vitaminas B. sus funciones dentro del organismo son muy amplias. En el área de la fertilidad, se ha identificado su deficiencia con unos ciclos menstruales irregulares y una baja calidad ovocitaria.
    • Ácido fólico: también pertenece a las conocidas como vitaminas B. Su uso como suplemento durante el embarazo está completamente extendido para prevenir defectos del tubo neural en el feto. Sin embargo, también se ha asociado su déficit con problemas de fertilidad a nivel de concepción y de abortos de repetición.
  • Agua

    El agua es un nutriente esencial, ya que todas las funciones del organismo humano requieren llevarse a cabo en un medio líquido. Una hidratación correcta mantiene el volumen sanguíneo circulante y el aporte del resto de nutrientes y hormonas a todos los rincones del organismo. Al contener electrolitos, juega un papel fundamental en el mantenimiento del Ph celular, así como en el equilibrio osmótico entre las sales intra y extracelulares y en el mantenimiento de la temperatura corporal.

Por una fertilidad más personal

En nuestro equipo puedes encontrar Biólogos, Psicólogos, Nutricionistas y Acupuntores.

En Befertil han conseguido, en tiempo récord, lo que otros profesionales no han hecho: conseguir un sueño. Sobretodo han logrado tranquilizarnos, asesorarnos a las mil maravillas y confiar en nosotros.
Susana, 35

¿Te ayudamos a mejorar tu fertilidad?

Contáctanos por email

o llámanos:

639 425 611

93 513 58 60

He leído los términos y condiciones de uso (requerido)

X
X